Alimentos para la inteligencia

En su libro Consejos para fomentar la inteligencia, Enrique Rojas habla de

“las distintas clases de inteligencia: teórica, práctica, social, emocional, para la vida, creativa, discursiva, auxiliar o instrumental, fenicia, artificial, matemática y científica, espontánea y provocada, analítica y sintética, analógica y metódica” También habla de “la inteligencia auxiliar, que tiene cinco herramientas:

  • Orden: uno de los mejores amigos de la inteligencia, que produce serenidad, sosiego, equilibrio, calma…
  • Constancia: significa saber esperar y saber continuar y terminar.
  • Voluntad: es la joya de la corona de la conducta. Una persona con voluntad llega en la vida más lejos que una persona inteligente y consigue que sus sueños se hagan realidad.
  • Motivación: nos empuja hacia objetivos concretos, montada en el caballo de la ilusión. Hay una diferencia entre metas y objetivos, siendo estos últimos medibles.
  • Capacidad de observación: Es una práctica para activar el cerebro

Estas herramientas elevan la inteligencia natural que cada uno tiene.  Ellas se esconden, se sumergen en el sótano de la personalidad, no se ven desde fuera, pero son decisivas y el que las trabaja tiene un tesoro”.

Durante estos tiempos de pandemia en que vivimos día hay mucha preocupación entre los padres porque la escuela es virtual y preocupa que los niños no estén aprendiendo igual.  Pero la buena noticia es que las cinco herramientas que menciona Enrique Roja se pueden cultivar también en los hijos (chicos y grandes) mediante actividades cotidianas que se llevan a cabo diariamente en casa y a las cuales, usualmente, no se les presta suficiente atención:

  • Las rutinas de la mañana y la noche: vestirse, bañarse, hacer la cama y recoger el baño y el cuarto
  • Las horas de la comida: preparar, recoger y sobre hablar de cosas interesante y positivas en familia
  • Las actividades de ocio que realizan fuera y dentro de casa en el tiempo libre
  • Otras tareas para ayudar en casa: cuidar mascotas, regar plantas, o ayudar con la limpieza
  • Cualquier otra actividad que os interese o divierta como familia

Fomentar en el niño desde muy pequeño el orden, la constancia, la voluntad, la motivación y la capacidad de observación mediante las pequeñas cosas de cada día les va forjando la personalidad, los hace independiente y les permite sentirse competentes y útiles en casa.  Puedes empezar por poner en papel una agenda diaria para que los hijos se planeen y para asegurarse de que tengan tiempo de hacer las cosas con calma. El niño que desde pequeño aprende a ser responsable en las pequeñas cosas, con el tiempo ira asumiendo con la misma responsabilidad tareas más grandes.

Los niños no sólo aprenden estudiando. – Pepa

Enrique Rojas es catedrático de Psiquiatría y Psicología Médica, director del Instituto Español de Investigaciones Psiquiátricas de Madrid y presidente de la Fundación Rojas-Estapé para jóvenes con trastornos de personalidad y sin recursos.

Share This:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *