Enséñalos a convivir

La convivencia es un reto incluso para los adultos. No es muy realista asumir que tus hijos deben llevarse bien desde pequeños, compartir y jugar por largos ratos sin molestarte. Tampoco esperar que sepan gestionar sus enojos y frustraciones. Pero hoy puedes empezar a enséñales.

Imprime unas NORMAS DE CONVIVENCIA PACÍFICA:

  1. Hablo a mis hermanos en todo momento con respeto y buenos modales.
  2. Resolvemos nuestras diferencias y buscamos soluciones a nuestros conflictos de mutuo acuerdo. (Si la discusión empieza a escalar, mis padres intervendrán).
  3. Digo NO y expreso mis desacuerdos con buenos modales.
  4. Acepto cuando me dicen NO o me expresan desacuerdo. (Es aceptable estar triste, enfadarse y frustrarse, pero en ningún caso es aceptable insultar, pegar o agredir a un hermano).

Explica las normas con detalle a tus hijos. Dedica el tiempo necesario a profundizar y practicar cada una de ellas. Usa tu creatividad para hablar de ellas, y no olvides nunca ser un buen ejemplo.

Actúa en el momento en que rompan alguna de estas normas:

  • Sepáralos antes de que el conflicto escale por un tiempo que creas oportuno. Actúa con calma y paciencia dando siempre buen ejemplo: usando buenos modales y demostrando comprensión y respeto hacia los niños.
  • Evita preguntarles qué pasó.
  • Evita tomar partido. Si no tienes claro lo que pasó es mejor no dar veredictos. Puedes equivocarte. Si fuiste testigo de lo que pasó, o si ves que es grave, no preguntes y actúa en consecuencia. Tu objetivo no es buscar culpables, sino demostrar que no los vas a dejar estar juntos cuando la convivencia no es pacífica.
  • Invítalos a alcanzar acuerdos cuando el caso lo permita. Ayúdales guiando su razonamiento.

Si tus hijos son muy pequeños, protégelos y ofrece tú una solución.

Cada conflicto es una oportunidad para que tus hijos entiendan que no siempre las cosas van a ser como a ellos les gusta y que a veces toca adaptarse a los demás. Cada conflicto te ofrece una oportunidad para enseñarles a relacionarse de forma educada y a poner sus propios límites sin neesidad de pegar, gritar o enfadarse.

Share This:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *