Se puede corregir con amor

¿Te frustras cuando se portan mal?

En estos momentos nos cuesta mantener la calma y ofrecerles el apoyo que necesitan.

Parte de la crianza de los hijos consiste en enseñarles poco a poco cómo se deben comportar. Van a necesitar tiempo para asimilar, practicar, equivocarse y volver a intentar. Nuestro reto es saber cómo responder en los momentos de los errores y las travesuras. Lo fácil es quejarse y enfadarse con ellos cuando hacen algo mal. Pero es en los ratos amargos cuando más necesitan nuestro cariño y paciencia. Enfócate en demostrar el mismo respeto al niño, tanto cuando se portan bien, como cuando se portan mal. Ellos merecen sentirse amados por tí tanto cuando los festejas como cuando los vas a corregir.

Con cariño, Pepa

Share This:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on email
Email

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *